Masaje de Reflexología Podal

Masaje de reflexología podal

La reflexología podal es un tipo de terapia que se basa en que todos los órganos del cuerpo se encuentran representados en un punto de los pies. Durante los masajes de esta terapia se aplican presiones sobre los puntos del pie que corresponden a los órganos.

Los masajes se realizan en el área de los dedos, la planta o el dorso del pie. De esta forma, se hace posible activar los órganos del cuerpo gracias a los distintos canales de energía. En seguida podrás aprender cómo dar un masaje de reflexología de forma sencilla.

¿Cómo dar un masaje de Reflexología?

Uno de los principales consejos al momento de comenzar un masaje de reflexología es frotarse las manos, al igual que los pies del paciente con loción o crema. La mayoría de las personas suelen tener un poco de callosidad en los pies. Por lo que la aplicación de loción puede ser de gran ayuda para facilitar el masaje.

Posteriormente, se debe iniciar haciendo movimientos verticales desde los dedos a los tobillos y viceversa. Seguidamente, se debe aplicar la loción al talón del pie con ambas manos. Una vez hecho esto, se debe frotar el pie desde el talón hacia arriba, pasando por el arco, hasta llegar al pulgar y repetir el proceso numerosas veces.

Al iniciar, la presión que se aplique sobre los pies debe ser bastante ligera. Torcer suavemente el pie, haciendo que los dedos apunten a la planta y revertir el movimiento es igualmente muy recomendable. Con esto se consigue que la sangre circule más fácilmente. Este movimiento debe hacerse con suma suavidad para no herir al paciente.

Es importante que al hacer este movimiento, se intenten estirar todos los músculos y tejidos,de esta manera, se logrará un efecto relajante. Así, podrás conseguir dar un masaje de reflexología muy relajante que sin duda logrará que el paciente se sienta muy a gusto.

¿Cómo garantizar la mayor relajación posible en cada masaje de Reflexología?

De la misma forma que con cualquier otra clase de masaje, los movimientos deben realizarse con una enorme suavidad. El masajista debe hacer mover sus manos de forma fluida y pausada. De esta forma, se transmitirá tranquilidad al paciente.

Quien da el masaje debe encontrarse en un estado de relajación y paz para poder garantizar un apropiado flujo de energía entre el paciente y él. Si el practicante está tranquilo, los movimientos serán más suaves y el paciente podrá relajarse con mayor facilidad.

Es importante saber leer el lenguaje corporal del paciente. Si su cuerpo se siente relajado y hace pocos movimientos, significa que todo va bien. Por el contrario, si se mueve constantemente y recoge sus pies, significa que se está sintiendo incómodo, por lo que procura suavizar la presión que aplicas.

Uno de las principales equivocaciones que se cometen al momento de dar un masaje de reflexología es apretar con demasiada fuerza al dar el masaje. Esto puede resultar desagradable para el paciente y dar el efecto contrario al deseado. Con esto, podrás dar asombrosos masajes de reflexología que sin duda resultarán muy relajantes.

Video masajes de Reflexología Podal


Deja un comentario